Israel está bajo una creciente presión interna para que ponga fin al lanzamiento de cohetes por parte de Hezbolá y permita que más de 60.000 civiles desplazados regresen a sus hogares en el norte.



Source link