Ien 2002 sin fe se les concedió un lugar al atardecer en el escenario de la Pirámide de Glastonbury y atrajo a cerca de 100.000 personas. «Inglaterra realmente había perdido el fútbol, ​​por lo que reunir a la multitud requirió mucha energía para animar a la gente», dice la hermana Bliss del grupo. «Es una coincidencia curiosa: hemos jugado dos veces contra Glastonbury y en ambas ocasiones Inglaterra perdió en un partido importante».

El grupo electrónico, entonces formado por el vocalista Maxi Jazz y el dúo de producción Sister Bliss y Rollo, también se ganó al público, gracias en parte a dos verdaderos clásicos de los 90: Insomnia y God Is a DJ. En el primero, el líder Maxi Jazz ofrece un monólogo ansioso sobre las noches de insomnio, pero su línea central «I can’t sleep» se convirtió en un alegre mantra para los ravers nocturnos, y la siguiente melodía de sintetizador se convirtió en un clásico instantáneo. Mientras tanto, en God Is a DJ de 1998, Maxi Jazz pronunció un sermón convincente, declarando que el club era su iglesia y que la música de baile ofrecía la misma liberación que la religión. Los fanáticos lo adorarán debidamente.

Faithless se embarca ahora en una gira en directo por primera vez en ocho años, incluido un regreso a Glastonbury: serán los primeros espectáculos sin Maxi Jazz, fallecido en 2022 a la edad de 65 años, aquejado de una enfermedad no revelada. «En realidad, sigo pensando que Maxi cruzará la puerta», dice Bliss en una videollamada entre ensayos. «Ojalá estuviera aquí, pero su espíritu guiará todo el espectáculo».

Maxi Jazz impreso en 1998. Fotografía: Niels Van Iperen/Getty Images

Interpretando música antigua y nueva con una banda completa en vivo, intentarán abordar una pregunta espinosa: ¿cómo reemplazar una de las voces más icónicas de la música dance? «Por la forma en que Maxi subía al escenario y la forma en que pronunciaba sus letras, la gente sentía como si les estuviera hablando directamente», admite Bliss. «Nunca podremos reemplazarlo o replicarlo directamente, pero queremos llevar su legado con nosotros a todas partes».

Maxi fue miembro fundador del grupo que se formó en 1995, lanzó seis álbumes de estudio, luego hizo una pausa en 2010, antes de regresar nuevamente en 2015. Maxi se fue el año siguiente y no aparece en un nuevo álbum de Faithless, All Blessed. «Obviamente queríamos que él estuviera presente» en ese álbum, dice Bliss, pero su enfermedad no se lo permitió. «Fue realmente difícil (grabar sin él) porque Maxi era la columna vertebral moral y filosófica de Faithless».

A pesar de que su discurso podría ser forzado o tener una cualidad sacerdotal, había temas de conversación más relajados y Bliss dice que a menudo llevaba el humor al escenario. «Una vez estábamos tocando en una montaña de Noruega con cinco grados bajo cero. Todo el equipo estaba empacado, así que tuvimos que hacer una versión acústica muy extraña de Insomnia. Teníamos una bolsa de aguardiente y (Maxi) se cayó al hielo, pero luego él lo diseñó”, se ríe.

Las imágenes de Maxi aparecen en las pantallas de los conciertos, pero son los elementos más abstractos del carácter y los valores de Maxi los que serán tangibles, incluida la sensación de una multitud de música dance que es un espacio igualitario donde se eliminan las jerarquías. «Era realmente un hombre del pueblo; nunca se subía a una limusina y no hablaba con la gente. Siempre fue considerado uno de todos», lo que recuerda el lema «venimos como uno» que pronunció en el himno de el mismo nombre. «Es raro tener un líder que sea al mismo tiempo misterioso y amigable.»

Maxi nunca podrá ser reemplazado, pero la banda ha trabajado con vocalistas que sienten que comparten similitudes con su visión: «Jóvenes muy conscientes, reflexivos y talentosos». Una es Amelia Fox, que iba a la escuela con el hijo de Rollo y él se le acercó después de un concierto escolar. «El resto es historia», dice Fox. Apareció en el proyecto en solitario de Rollo, WeDisappear (bajo su alias R Plus) y ahora disfruta de los ensayos de Faithless, «uniéndose a la banda y luego pudiendo usar esas relaciones en el escenario».

El vocalista Nathan Ball también será parte de la nueva banda en vivo Faithless después de aparecer en los temas I NeedSomeone y Synthesizer de All Blessed. «Los ensayos han sido un viaje increíble», dice. “Me encantó escuchar todas las historias épicas sobre (Maxi) de la banda, y sólo espero que podamos llevar su increíble espíritu a los shows y a los fans cuyas vidas claramente han cambiado con su presencia.

Bliss elogia a la nueva banda por adoptar el espíritu familiar de Faithless. «Históricamente, lo que nos hizo tan fuertes fue nuestra conexión», dice, contando tragos de vodka antes de sus grandes conciertos en Glastonbury y riéndose juntos mientras ensayan para Alexandra Palace. «Algunos de mis recuerdos favoritos son simplemente caernos del sofá de tanto reírnos. Siempre hubo una vibra colectiva en Faithless, y definitivamente se siente así en este momento.

El show londinense de su gira es en el Roundhouse de Camden, lo que los transporta al comienzo de su historia. «Hicimos nuestro primer concierto de Faithless en el Jazz Café (en Camden), lo cual fue una locura porque en ese momento sólo vendíamos 16 álbumes por semana», dice. El concierto de Roundhouse de este año «se agotó en cinco minutos, pero en el primer minuto la zona de asientos estaba agotada, lo que dice mucho sobre la demografía de los fieles fans de Faithless», se ríe. Pero aunque pueden atraer principalmente a viejos ravers con rodillas débiles, Bliss dice que quiere apoyar a una nueva generación de vocalistas de mente abierta que sean tan atrevidos como Maxi, con un fondo y un premio en su nombre «para jóvenes que de otro modo «No tienes estas posibilidades. Un poco como un premio alternativo de Mercurio».

Rollo, Maxi Jazz y Sister Bliss en septiembre de 1998. Fotografía: Paul Bergen/Redferns

Actualmente también están trabajando en un nuevo disco, previsto para finales de este año, y tenían previsto que el equipo de grabación fuera a la casa de Maxi para que pudiera hablar de su vida y su filosofía en un micrófono, no secuestrado ni cantado, sino sólo hablado. Fragmentos de su discurso habrían formado parte del álbum. «Le envié un mensaje de texto y le dije que tenía el equipo y que estaba lista para venir», dice Bliss. «Me alegré de que estuviera listo para hacerlo. Leyó mi mensaje de texto y no respondió; a menudo, cuando no respondía, estaba en el hospital. Así sucedió al día siguiente».

Pero permanecerá vivo en la mente de los fans en la próxima gira. Maxi, budista practicante de la Soka Gakkai, «tenía pura compasión», concluye Bliss. «Al escuchar música en vivo, no creo que puedas replicar esa sensación de conexión y compasión. La gente se preocupa por la IA, pero quiere comunicarse con otros seres humanos. Quieren cuerpos en una habitación; energía en la habitación que sea tangible». A Maxi le encantó esto, así que seguiremos honrándolo».

Obra infiel Roundhouse, Londres, 14 de junio. Próxima gira, que incluye el festival de Glastonbury, del 26 al 30 de junio, y Camp Bestival Shropshire, del 15 al 18 de agosto.



Source link